Blue Line

 
 

 

Blue Line

El Interferómetro Keck es parte del esfuerzo global de la NASA para encontrar planetas y, y a la larga, vida más allá de nuestro sistema solar. Combinará la luz de los telescopios gemelos Keck para medir la emisión del polvo que orbita alrededor de estrellas cercanas, detectar directamente los planetas gaseosos gigantes más calientes, ver los discos alrededor de estrellas jóvenes y otros objetos de interés astrofísico y estudiar cientos de estrellas para detectar la presencia de planetas del tamaño de Urano o mayores.

El Interferómetro Keck es un componente fijo en tierra que forma parte del programa Orígenes de la NASA. Orígenes, está enfocado fundamentalmente a responder preguntas acerca de la formación de las galaxias, les estrellas y los sistemas planetarios, la predominación de sistemas planetarios alrededor de otras estrellas y la formación de vida en la Tierra.

A 4,150 metros (13,600 pies) sobre el nivel del Océano Pacífico, en la cima del volcán inactivo Mauna Kea en la "Gran Isla" de Hawaii, los telescopios gemelos Keck son los telescopios más grandes del mundo para la astronomía óptica y cercana al infrarrojo. El interferómetro Keck unido a estos telescopios gigantes forma un instrumento astronómico muy potente.

Historia

Desde hace más de una década, la búsqueda de planetas más allá del sistema solar ha sido promovida por una serie de comités de la NASA y de la Academia Nacional de Ciencias, por medio de reportes como Hacia Otros Sistemas Planetarios ("Toward Other Planetary Systems, o TOPS, en inglés") y como el Comité de Exploración Planetaria (Committee on Planetary Exploration, o COMPLEX, en inglés). El concepto básico para el interferómetro Keck fue descrito en el reporte TOPS y repetido en Un Mapa de Caminos para la Exploración de Sistemas Planetarios Cercanos (A Road Map for the Exploration of Neighboring Planetary Systems, o the ExNPS Report, en inglés), el cual representa el consenso de más de 100 científicos, ingenieros y tecnólogos. El estudio ExNPS fue llevado al administrador de la NASA después de su revisión por un panel de alto nivel dirigido por el Profesor Charles Townes, un físico acreedor del premio Nóbel.


 

Blue Line

 
Las dos cúpulas esféricas Keck .
 
Blue Line

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los reportes TOPS y ExNPS reconocieron el potencial único de la interferometría para resolver el problema de la detección de planetas. Ellos recomendaron que la NASA se involucrase en el segundo Telescopio Keck y propusieron la eventual utilización de estos dos telescopios, además de otros cuatro telescopios alineados en una formación interferométrica. El reporte TOPS identificó específicamente la detección de planetas clientes tipo Júpiter utilizando la técnica de fase diferencial. Unos años después, el reporte ExNPS demostró la necesidad de medir el brillo de las nubes de polvo zodiacal alrededor de las estrellas. Como esta emisión puede en casos extremos enmascarar la señal de planetas individuales, su caracterización es importante para el diseño de la misión espacial de la NASA del Buscador Terrestre de Planetas (Terrestrial Planet Finder, o TPF, en inglés.

Tanto el reporte TOPS como el reporte ExNPS señalan la capacidad de la interferometría desde la Tierra para detectar planetas del tamaño de Urano indirectamente a través de las firmas astrométricas de sus estrellas centrales.

En 1996, en respuesta a las recomendaciones de estos y de otros comités, el Equipo de Revisión del consorcio NASA-Keck (NASA-Keck Review Tream, o NKRT, en inglés) recomendó que, como parte de su programa Orígenes, la NASA se embarcase en un programa para implementar el proyecto del Interferómetro Keck. La NASA seleccionó al JPL para implementar el interferómetro conjuntamente con la Asociación de California para la Investigación en Astronomía (California Association for Research in Astronomy, o CARA, en inglés), que opera los telescopios de 10 metros de Caltech, la Universidad de California y la Universidad de Hawaii.

Blue Line

Traducción de: Liberto Brun Compte