Marte, la próxima frontera

ALBERTO ROJAS

MADRID.-
Marte, el misterioso planeta rojo, alimenta nuestros sueños (y, a
veces, nuestras pesadillas) desde la Antigüedad. Desde que el hombre
comenzó a mandar naves al espacio exterior, primero sin tripulación,
luego con personas al mando, Marte se ha convertido en el más difícil todavía, en la nueva frontera.

https://i2.wp.com/www.microsiervos.com/images/mapa-de-marte.png

No es un viaje fácil. Lo más parecido que el ser
humano ha logrado es llegar a la Luna en el Apollo XI. Fue en 1969 y lo
consiguieron los astronautas de la NASA Neil Armstrong, Edwin Aldrin y
Michael Collins. Dos de ellos, Aldrin y Armstrong, se dieron un paseo
por la superficie lunar de dos horas y media para luego volver a la
Tierra. Su frase al pisar el polvo lunar, "Esto es un pequeño
paso para el hombre, pero un gran paso para la Humanidad", quedó para
la posteridad.

http://hoysecumplen.files.wordpress.com/2008/07/neilarmstrongmoon.jpg

Pero el siguiente paso es más bien una larga zancada. La Luna puede alcanzarse en pocos días. El Apollo XI lo hizo en cinco. Pero Marte está lejos, muy lejos.
La travesía por el espacio no duraría menos de cuatro meses de ida, más
el tiempo de estancia (no menos de tres meses) y otros cuatro para el
viaje de vuelta. Casi un año en total.

https://i0.wp.com/www.nueva-acropolis.es/filiales/fondos/marte1.jpg

¿Problemas? Miguel Belló, director general de la
empresa aeronáutica española Deimos Space, cree que hay que resolver
dos cuestiones: "La primera es la radiación solar. Sin un planeta
cercano que los proteja, tendrían muchas posibilidades de sufrir un
cáncer y morir en el viaje", ya que el espacio exterior está repleto de protones originados por las llamaradas solares, rayos gamma que provienen de los agujeros negros recién nacidos y rayos cósmicos procedentes de explosiones estelares.

https://i1.wp.com/www.gr.ssr.upm.es/docencia/grado/csat/images/deimos.gif

Para Belló, los viajes a la Luna que se han hecho
"eran muy cortos, por eso la radiación era mínima, pero varios meses de
viaje a Marte sería peligroso". Además, ve otro problema: "La nave
tendría que ser muy grande para albergar todo el combustible necesario
no sólo para ir, sino para volver. Y todos los víveres necesarios. La
operación más difícil sería la de despegar de Marte para volver a la
Tierra".

https://i2.wp.com/www.sondasespaciales.com/public/imagenes/hayabusa_minerva_itokawa.jpg

El coste sería altísimo: 
"Cualquier autopista vale mucho más que un viaje a Marte. Lo que pasa
es que antes se veía la utilidad de la carrera espacial y ahora no hay
interés por parte de los gobiernos. Si se hubiera seguido invirtiendo
el dinero que se gastaba en los años 60, ya hubiéramos llegado a Marte".

Existen problemas, sí, pero con dinero e investigación pueden resolverse, según Belló. ¿Un ejemplo?
Investigadores de la Universidad de Washington acaban de recibir
financiación de la NASA para desarrollar un sistema de propulsión
espacial basado en plasma magnetizado, mucho más rápido que los cohetes
actuales
. Eso significa que dentro de cinco años las naves
espaciales podrán comenzar a disfrutar de esta tecnología y reducir un
hipotético viaje a Marte a sólo 90 días.

https://i2.wp.com/www.elsnorkel.com/images/articulos/PropulsionMagnetoHidroDinamica/12.jpg

¿Cómo están hoy las cosas? Pues la NASA, los rusos y
los chinos se preparan de nuevo para viajar a la Luna. Después llegará
el desafío de Marte, aunque pasarán décadas antes de que el hombre pise
la superficie marciana.

https://i2.wp.com/www.futura-sciences.com/uploads/tx_oxcsfutura/images/AMS3.gif