https://i1.wp.com/farm4.static.flickr.com/3305/3286486451_ac6c22bbae.jpg

Contact (1997) es una película de extraterrestres inusual en muchos sentidos. En primer lugar, la protagonista principal, interpretada por Jodie Foster, es una mujer independiente a la que no se juzga por ser soltera y sin hijos, que no tiene ninguna aventura romántica en la película, y que para mayor atrevimiento es atea (que no se diga que este blog no le hace un guiño al día de la mujer trabajadora). Aparte de eso, se trata de una adaptación de un best-seller de Carl Sagan, uno de los más importantes divulgadores científicos, por lo que el tema se plantea con bastante seriedad, lejos de las películas de marcianitos buenos o marcianitos malos invasores.

El contacto con extraterrestres del que habla el film, dirigido por Robert Zemeckis, se inspira en un hecho real ocurrido en 1967: una joven irlandesa que preparaba su doctorado en física detectó a través de un radiotelescopio una señal que se repetía a intervalos de tiempo muy cortos con una extraordinaria regularidad, una especie de latido del corazón llegado desde algún punto del espacio. Se estudió cualquier posibilidad de fuente terrestre para la señal (radioaficionados, radiotaxis, etc.), hasta tener la seguridad de que ésta venía de fuera de nuestro planeta. Durante un tiempo la joven, llamada Jocelyn Bell, creyó que se trataba de un contacto con civilizaciones extraterrestres, hasta que descubrió otra señal igual a la anterior con origen en otro punto de la galaxia. ¿Dos civilizaciones extraterrestres enviando la misma señal al mismo tiempo en la misma dirección?
 

https://i2.wp.com/www.filmreference.com/images/sjff_03_img1091.jpg

El libro de Carl Sagan, y la película de Zemeckis, indagaban en la atractiva posibilidad de que Jocelyn hubiera contactado de hecho con seres inteligentes alienígenas, pero la prosaica lógica científica apuntaba más bien a que se trataba de estrellas "pulsantes" desconocidas hasta el momento, a las que se dio el nombre de púlsares. Este descubrimiento le valio un premio Nobel, no a Jocelyn, sino, como suele ocurrir, al supervisor de su proyecto.     

¿Qué son estos púlsares y como se originan? Las estrellas, como el sol, se mantienen "vivas" porque en ellas se está produciendo constantemente la fusión de núcleos de hidrógeno que se aglutinan dando lugar a helio. De la energía que se desprende de esta reacción viene el calor que proporciona el sol y que permite la vida en la tierra. ¿Que ocurre cuando se agota el combustible, cuando ya no hay fusión? Pues que ya no hay nada que contrarrestre la atracción gravitatoria de la estrella, por lo que ésta se colapsa e implosiona sobre su centro; este fenómeno se conoce como supernova. La atracción gravitatoria ha contraido todo el volumen de la estrella en un pequeño núcleo hiperdenso que gira a gran velocidad, y cuyo enorme campo gravitatorio produce un campo magnético que a su vez causa las radiaciones recogidas por Jocelyn: estamos ante un pulsar. Si la densidad de un pulsar se hiciera todavía mayor, entonces se generaría un agujero negro, tema del que valdría la pena hablar más en otra ocasión.
https://i1.wp.com/www.astroarts.jp/hoshinavi/magazine/cinenavi/0303/image/contact.jpg