Sigue Encelado dando muestras de agua líquida
Lunes, 22 de Marzo de 2010

Los científicos que trabajan en la misión espacial Cassini han encontrado iones de agua con carga negativa en el penacho de partículas de hielo de Encelado.

Los resultados de su análisis aportan evidencias de la presencia de agua líquida en ese satélite, lo que sugiere que los ingredientes para la vida existen dentro de la helada luna de Saturno.

El espectrómetro de plasma de la Cassini, usado para recopilar estos datos, también encontró otras variedades de iones con carga negativa, incluyendo hidrocarburos.

Si bien no es de extrañar que haya agua allí, estos iones de corta duración son una evidencia adicional de agua subterránea y, donde hay agua, carbono y energía, ya están presentes algunos de los principales ingredientes para la vida.

"La sorpresa para nosotros fue ver la masa de estos iones", confiesa el autor principal del estudio, Andrew Coates, del Laboratorio Mullard de Ciencias Espaciales, dependiente del University College de Londres (Escuela Universitaria de Londres).

Las mediciones se realizaron en un pase de la sonda Cassini a través del penacho de partículas de hielo de Encelado.

http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2009/07/encelado1.jpg

Encelado ingresa así en el "club" del que son miembros la Tierra y Titán, entre otros astros de nuestro sistema solar, en los que se sabe que existen iones con carga negativa.

Los iones de oxígeno negativos fueron descubiertos en la ionosfera de la Tierra en los albores de la era espacial.

En la superficie de nuestro planeta, los iones negativos de agua están presentes en el agua líquida en movimiento, como en las cataratas.

Un estudio realizado hace tres años por un equipo encabezado por Anne Verbiscer, científica del departamento de astronomía de la Universidad de Virginia, ya desveló datos importantes sobre ese penacho de partículas de hielo de Encelado, en particular su incidencia sobre otras de las lunas del sistema de Saturno.

Encelado resulta de gran interés para los astrobiólogos, quienes creen que, en teoría, podría haber microorganismos primitivos en su subsuelo, debido a que todo apunta a que hay agua líquida bajo su superficie.

Los astrónomos planetarios están particularmente interesados en Encelado debido a su actividad geológica.

Con 505 kilómetros de diámetro, Encelado es casi siete veces más pequeño que la Luna de la Tierra.

Pero a diferencia de nuestra luna, Encelado está cambiando continuamente con los chorros de sus géiseres de hielo y agua líquida, que son probablemente el resultado del calor y la presión existentes en sus profundidades.

http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2009/07/encelado_hielo.jpg

La superficie de Encelado es bastante joven, posiblemente de menos de 100 millones de años.

Es la sexta luna más grande de las más de treinta conocidas que giran alrededor de Saturno.

Debido a su superficie helada, Encelado tiene la superficie con el albedo (o índice de reflexión) más alto que cualquier otro cuerpo del sistema solar.

El astrónomo William Herschel descubrió este satélite en 1789. La superficie de hielo del satélite incluye áreas de llanuras suaves, "fumarolas" de hielo (aberturas en el terreno helado por las que surge el material interno), y largas líneas de fracturas en su polo sur.

Encélado es un satélite de Saturno, descubierto en 1789 por William Herschel. A pesar de su pequeño tamaño, tiene una gran variedad de características superficiales como, por ejemplo, superficies viejas y craterizadas, como también superficies jóvenes y muy lisas.

Dada su posición en el anillo E, la joven apariencia de parte de su superficie y el descubrimiento reciente de una tenue atmósfera, es muy probable que esté geológicamente activo.

https://i1.wp.com/www.desdelacripta.com/wp-content/uploads/2009/08/encelado_modelo2.gif

Encélado se encuentra en una resonancia orbital 2:1 con Dione, situación similar al caso de Io y Europa, lo cual pudiera proveer la energía necesaria para calentar levemente este satélite, aunque la causa (o causas) del calentamiento de Encélado es actualmente un tema de investigación.

Tras los encuentros de las sondas Voyager a principio de los años 1980, los científicos planetarios postularon que esta luna pudiese estar geológicamente activa, dado su alto albedo (indicando una superficie relativamente joven), y su ubicación en el centro del anillo E. Basándose en estos datos se pensaba que Encélado podía ser la fuente del material para el anillo E, quizás a través de un mecanismo de escape de vapor de agua desde su interior.

Recientemente los datos obtenidos a través de varios de los instrumentos a bordo de la sonda Cassini han confirmado esta hipótesis.

https://i1.wp.com/teleobjetivo.org/wp-content/uploads/2009/06/saturno-encelado.jpg

La sonda Cassini ha encontrado también posibles reservas de agua líquida a poca profundidad que erupcionan como géiseres en la superficie de Encélado.

Este resultado, potencialmente muy importante, ha sido publicado en la revista Science, marzo de 2006.


Imágenes de Cassini de alta resolución muestran chorros helados y altas "plumas" eyectando grandes cantidades de partículas a alta velocidad desde las formaciones denominadas Rayas de Tigre (ver Fig. 4), en el hemisferio sur de Encélado; típicamente, estas tienen 130 km de longitud, 2 km de ancho y 500 m de profundidad.

https://poloramirezspaces.files.wordpress.com/2010/03/enceladus-flyby.jpg?w=300

Se han examinado varios modelos para explicar este proceso. La evidencia y los modelos muestran que los jets escapan de depósitos de agua líquida a poca profundidad de la superficie.


De hecho, la evidencia a favor de la existencia de un océano subterráneo en ésta luna es cada vez mayor, aunque una alternativa sugerida a tal océano pueden ser grandes cavernas de hielo llenas de agua; modelos recientes muestran que su actividad geológica es incompatible con estar controlada únicamente por las fuerzas de marea y que está mejor explicada asumiendo la existencia de tal característica geológica, lo que convierte a ésta pequeña luna en un objetivo ideal para la búsqueda de vida extraterrestre.

Previamente se sabía que existía vulcanismo en tres lugares en el Sistema Solar: Io, la Tierra, Tritón y posiblemente Venus.

Ahora debemos agregar Encélado, considerado ahora como uno de los lugares más interesantes del sistema solar por la presencia de agua líquida tan cerca de la superficie.


En mayo de 2006, Francis Nimmo y Robert Pappalardo (de la Universidad de California y de JPL en Pasadena, California respectivamente) publicaron un estudio en la revista científica Nature donde proponen una explicación de por qué la actividad geológica se encuentra en el polo sur de Encélado.

De acuerdo a los autores de este trabajo, es posible que la región activa en el polo sur tuviese su origen en otra región del planeta.

Dado que la parte activa contiene materiales más cálidos y de baja densidad que el resto de esta luna la fuerza centrífuga impulsaría el material más denso hacia el ecuador y el más ligero hacia los polos desplazando las bolsas de material ligero hacia las regiones polares.

Durante un sobrevuelo realizado por la sonda Cassini el 12 de marzo de 2008 se han descubierto sorprendentemente compuestos orgánicos en los chorros expulsados por las formaciones del polo S de Encélado.

[1] En sobrevuelos posteriores acaecidos el 11 de agosto de 2008 y el 31 de octubre de ese año, Cassini ha tomado imágenes de muy alta resolución -hasta de un pixel por cada 7 metros de superficie- de las Rayas de Tigre y se ha podido localizar con exactitud los lugares de dónde salen los geisers.

http://adriabl.files.wordpress.com/2009/06/pla_saturno1.jpg

El escenario que emerge del análisis de los datos recogidos por la sonda Cassini es el de un mundo de cierta actividad geológica, sobre todo en su región sur, en la forma de una especie de (crio)tectónica de placas.

Las "rayas de tigre" son lugares similares a las cordilleras existentes en el centro de los océanos terrestres, en las cuales el material que emerge del interior crea nueva corteza y, por otro lado, el material expulsado por los geiséres acaba por volver a caer y taponar sus fuentes para luego volver a aparecer en otro lado.

Una investigación reciente sugiere que la actividad geológica se produce de manera periódica, cuando hielo caliente procedente del interior de Encélado sube a la superficie rompiendo la corteza y viviendo el satélite en la actualidad uno de ésos episodios, lo que explica la juventud en términos geológicos de la región polar sur.

Dichos períodos de actividad duran alrededor de 10 millones de años y se producen entre cada 100 millones y 2000 millones de años.

Datos recientes enviados por Cassini muestran la presencia de sodio en el anillo más exterior de Saturno, que han sido interpretados cómo una nueva prueba de la presencia de un océano subterráneo (y de que tales chorros no son géiseres violentos sino chorros contenidos de emisión continua), ya que ése elemento no puede haber procedido de una sublimación del hielo.

Sin embargo, investigaciones realizadas desde tierra no han detectado tal elemento, por lo que su presencia es controvertida.

Otro compuesto que ha sido detectado recientemente en tales chorros es amoníaco, lo que ha sido considerado una nueva evidencia de la presencia de agua líquida bajo la corteza.

https://poloramirezspaces.files.wordpress.com/2010/03/enceladus11.jpg?w=300