Planck muestra la primera fotografía del universo en su totalidad

La
Agencia Espacial Europea dio a conocer la fotografía cuya alta
resolución y nitidez ya por si misma ha provocado las ovaciones de la
comunidad científica.

La primera imagen de la bóveda celeste fue tomada por el satélite Planck. Foto: ESA (Especial)

Ciudad de México.- Desde mayo de 2009 la misión espacial Planck
salió a los confines del universo con el propósito de realizar un mapeo
del cielo interestelar y después de 14 meses de arduo trabajo su
potente telescopio ha conseguido captar la primer imagen de la bóveda
celeste en su totalidad.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en
ingles), el día de ayer dio conocer la fotografía cuya alta resolución
y nitidez ya por sí misma ha generado las ovaciones de la comunidad
científica, para quienes este proyecto abre un nuevo y vasto panorama
de investigación debido a que los datos que el satélite Planck aporta,
permitirán estudiar con una profundidad nunca antes vista los orígenes
del universo primitivo, justo después del Big Bang.

https://i0.wp.com/www.newscientist.com/data/images/archive/2707/27073702.jpg

En el centro de la imagen puede apreciarse nuestra galaxia: la Vía Láctea,
la cual tiene forma de espiral y se calcula que alberga entre 200 mil
millones y 400 mil millones de estrellas; aquí aparece como una
delicada línea luminosa rodeada por una nube de polvo y gas.

Dentro de esta maraña de gases es donde se lleva a cabo la dinámica
del nacimiento y extinción de los astros, que ha sido posible registrar
gracias a la avanzada tecnología de su telescopio y demás instrumentos,
cuyas imágenes son “un tributo a los ingenieros que los diseñaron,
construyeron y operan”, expresó David Southwood, Director de Ciencia y
Exploración Robótica de la ESA.


No obstante a lo impresionante que dicha labor resulte, en realidad
el plato fuerte es estudiar los puntos rojizos que se ven en los
extremos de la imagen y que son por mucho los que causan mayor intriga.
Nos referimos a la llamada luz más antigua del universo, la CMBR (Cosmic microwave background radiation) o Radiación Cósmica de Fondo en Microondas, que son los vestigios de la Gran Explosión en el momento de la formación del espacio hace 13 mil 700 millones de años.

https://i2.wp.com/www.newscientist.com/data/images/archive/2707/27073701.jpg

Desde que iniciara su odisea, el satélite de la ESA ha escaneado los
confines más remotos del espacio, recolectando datos con los cuales se
espera conseguir información más detallada sobre el tamaño, masa, edad,
geometría, composición e incluso el destino del Universo.

La misión, que terminará en 2012, recolectará e identificará datos de las partículas del Fondo Cósmico de Microondas
(CMB), gracias a sus radio receptores sensibles que operan a
temperaturas extremadamente bajas y que son capaces de distinguir las
más sutiles variaciones en los restos de radiación dejados por el Big
Bang.

https://i0.wp.com/universe-review.ca/I02-31-CMBR.jpg

Los resultados de Planck y otros satélites como Herschel (ambos fueron puestos en órbita al mismo tiempo por el lanzador Ariane 5) o Spitzer de la NASA, permitirán a los astrónomos un conocimiento profundo del proceso de evolución de las estrellas en la Vía Láctea.