Hay numerosos investigadores que piensan que el período desde que la tierra fue habitable (hace unos 4.000 millones de años) hasta que surgieron las primeras formas de vida (hace unos 3.500 millones de años) es muy corto, solo unos 500 millones de años. Se necesitaron luego unos 1.000 millones de años para que apareciera la fotonsíntesis (hace unos 2.500 millones de años) y otros 1.000 millones de años para que aparecieran células con núcleo (eucariotas, hace unos 1.500 millones de años).

Creo que el paso de moleculas orgánicas simples a vida primitiva es mucho más improbable y necesitaría de un lapso de tiempo mucho más grande que desarrollar cloroplastos o un nucleo celular. Para que apareciera una sola proteina o polinucleótido útiles formados por el azar se necesitaría un periodo de tiempo largísimo. No solo la ley de la entropía va a favorecer que cualquier molécula orgánica compleja ensamblada por azar se fraccione. Además, las proteinas y polinucleótidos tienden a desnaturalizarse con facilidad, haciendoles perder sus propiedades, lo que las hace útiles durante poco tiempo.

Para que surgiera una forma de vida sencilla habría que esperar que se reunieran y ensamblaran de una forma precisa un conjunto de compuestos orgánicos improbables e inestables. Las probabilidades están en contra de producir una sola proteina o polinucleótido útiles. Las probabilidades decrecen astronómicamente para que pudiera darse una reunión perfecta en tiempo y espacio de polinucleótidos, proteínas y lípidos y depués una reordenación exacta para producir un solo orgánulo. Y es todavía más dificil que varios orgánulos espontáneos pudieran combinarse para formar una forma de vida primitiva que se reprodujera con eficacia.

Estas consideraciones han hecho pensar a muchos investigadores en la teoría de la panspermia. Esta teoría preconiza que los precursores celulares llegaron a la tierra dentro de cometas o meteoritos procedentes de planetas con vida. Las colisiones de meteoritos con planetas poblados de vida pueden proyectar esquirlas con formas de vida latente, que podrían haber llegado a la tierra, lo que explicaría la aparición tan rapida de la vida en la tierra.

Para que pudiera sustentarse, la teoría de la panspermia implica que la vida es my abundante en nuestra galaxia. Debe serlo para poder fecundar un planeta adecuado como el nuestro en un tiempo relativamente corto. Parece que los planetas habitables y la vida son mucho menos numerosos de lo que esperábamos. Además no hemos captado una sola pista de vida inteligente extraterrena en las tradiciones orales o escritas. Tampoco hemos encontrado pistas escrutando las radiofrecuencias, ni hay vestigios de exploración alienígena en nuestro sistema solar. Si la vida no es muy frecuente, la jugada de billar a tres bandas en el espacio para que un asteroide llegara con vida latente, es todavía más improbable que una evolución prebiótica tan rápida.

Habría que empezar a pensar en la panspermia dirigida: Civilizaciones que envían esporas de vida mediante sondas. En nuestra cultura es común la exploración para la colonización. Puede que otras culturas tengan otras tradiciones y que valoren más la importancia de la vida genérica. Podría ser que estas culturas envíen numerosas sondas con la intención de fertilizar con la vida los planetas no habitados adecuados cuando sean detectados por la sonda.