Un turista en Marte

Publicada: Jueves, 9 de agosto de 2012 3:06 am  |  Internacional

Curiosity envía imágenes y vídeo del Planeta Rojo 

PASADENA, California (AP y EFE).— La aventura más reciente de la NASA en Marte le brinda al mundo algo más que unos cuantos vistazos de un paisaje en el espacio.

Los científicos creen haber abierto una ventana con el propio viaje, desde secuencias de vídeo del descenso y una foto del vehículo colgando de un paracaídas hasta una imagen que muestra varias piezas de equipo regadas sobre la superficie marciana luego de ser descartadas por la nave antes de su aterrizaje. Y las mejores vistas, tanto de Marte como del viaje a ese planeta, están por venir, aseguran los especialistas.

“Espectacular”, dijo el subdirector científico de la misión Joy Crisp al referirse al video. “Nunca tuvimos eso antes”.

Desde que el laboratorio rodante Curiosity se posó esta semana en un antiguo cráter marciano, ha fascinado a los científicos con las imágenes de su entorno, como la montaña de tres kilómetros de altura a que se dirigirá.

Anteayer envió a la Tierra su primera imagen en color, que revela un paisaje pedregoso de tonos rojizos, con el borde del cráter al fondo.

Más allá de su entorno, Curiosity le ha dado a los científicos un sentido sin precedentes de lo que significó llegar a su destino. El laboratorio itinerante envió unas 300 imágenes en miniatura que la NASA procesó para crear un vídeo de baja resolución que muestra los últimos dos minutos y medio de su caída en picada a través de la atmósfera marciana.

Durante sus siete peligrosos minutos de inmersión en la atmósfera, Curiosity se deshizo de varias piezas.

Anteayer, los científicos vieron la primera fotografía de esos despojos, a vista de águila: La nave orbital Mars Reconnaissance Orbiter pasó sobre el sitio de aterrizaje y descubrió la sonda y las partes dispersas.

“Es como una foto de la escena del crimen”, dijo Sarah Milkovich, una especialista del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena.

La estación ambiental del explorador Curiosity, funciona bien después de algunos tropiezos, informó la NASA.

“El instrumento meteorológico tuvo una anomalía”, dijo Jeniffer Troper, portavoz en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, durante una conferencia de prensa de actualización sobre la misión a más de 248 millones de kilómetros de la Tierra.

El instrumento de observación meteorológica, REMS (Rover Environmental Monitoring Station), fue provisto por el Centro de Astrobiología, un instituto mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y el instituto nacional de Técnica Aeroespacial, de España.

El REMS, uno de una docena de instrumentos en el robot más avanzado de exploración espacial enviado hasta ahora a otro planeta, medirá y dará informes diarios sobre presión atmosférica, humedad, presión, radiación ultravioleta , velocidad y dirección de los vientos, temperatura del aire y temperatura del suelo en torno al vehículo.

Los técnicos de la misión presentaron nuevas imágenes, fotografía y vídeo, recibidas desde Curiosity “ahora que todas las antenas del explorador están desplegadas, empieza a llegar mucha información”, explicó Troper.

Un vídeo de pocos segundos muestra las imágenes tomadas desde el Curiosity cuando se aproximaba al suelo y expelió su escudo térmico. Es, asimismo, una imagen ya vista dos días atrás pero ahora con una resolución que permite distinguir hasta los remaches en las placas metálicas.

John Maki, quien trabaja en la misión del Mars Orbiter, uno de dos satélites de observación del planeta puestos en órbita por Estados Unidos desde hace años, describió las nuevas imágenes como “realidad aumentada”.

La serie incluyó las primeras imágenes tridimensionales capturadas por una cámara binocular montada en la torreta del vehículo, que pesa una tonelada y está en el centro de una misión de 2,500 millones de dólares.

Durante los próximos dos años Curiosity recorrerá una sección del cráter y examinará los sedimentos al pie de una montaña buscando indicios de que haya habido formas de vida en Marte, o que el planeta sea capaz de sustentarla en el futuro.